Maternidad

¿Ser madre o no serlo? ¿Cómo construimos la decisión?

En algún momento en la vida de las mujeres puede aparecer la posibilidad de cuestionar esta decisión, configurándose un tema complejo y personal.  Hay mujeres que lo tienen decidido desde niñas, otras planifican este momento, otras lo imaginan,  y otras en cambio ni se lo cuestionan o influyen otras circunstancias para tomar la decisión. 

Frecuentemente en la consulta escucho la siguiente frase: “No sé si quiero ser madre.” Pero, si eliminamos la presión social, ¿qué nos queda? Una decisión personal,  que requiere reflexión. 

Eres la única persona en el mundo que puede responder a esta pregunta. Antes de decidir es importante, que reflexiones y analices  tus deseos, necesidades, prioridades. Incluso si tienes una pareja, considero importante  que tengas tu espacio individual de reflexión y que luego de esto lo pongas en común con tú pareja. 

A continuación te planteo una serie de preguntas guías para ayudar a construir la decisión. Las mismas pueden ayudarte a procesar las emociones que inevitablemente surgirán en un tema tan importante como la maternidad.

 ¿Por qué son necesarios algunos requisitos para ser madre? 

¿Qué es lo que determina el deseo de tener un hijo/a? 

¿Estás preparada desde el punto de vista emocional?

¿Conoces las ventajas de no tener hijos/as?

 ¿Qué te empuja, qué te mueve y qué te ayuda a tomar la decisión final?

Las representaciones sociales que existen sobre la maternidad son infinitas pero existe una creencia muy arraigada que todas las mujeres están preparadas para ser madres. Cuando llega el/la hija su instinto maternal aflora. Sin embargo, en realidad no es así, la maternidad no es únicamente una cuestión fisiológica, sino que también está determinada por otros factores como los psicológicos, emocionales y sociales. 

Para realizar una aproximación histórica al fenómeno de la maternidad, es necesario partir de la presunción según la cual ésta se trata de una “construcción cultural multideterminada, definida y organizada por normas que se desprenden de las necesidades de un grupo social específico y de una época definida de su historia” ” (Palomar, 2005, p. 36); lo anterior implica que la maternidad conlleva un significado específico según el momento histórico en el cual se quiera comprender. (Naranjo Espinosa, D. A., Olarte Santamaria, D. L., Gómez Hernandez, N. A., & Cano Martínez, L. F. (2015).

La construcción de la decisión implica elegir en forma responsable,  al tomar la decisión para ser madre se debe considerar, ¿cómo adecuar los propios deseos y las nuevas obligaciones?, ¿cómo descubrir los secretos y los goces de un embarazo?, sea o no biológico, esa espera que sirve para ir tomando conciencia de la nueva vida,  ¿estás dispuesta a responder  las preguntas que realizará tú hijo/a?, ¿a enfrentar  las angustias de las enfermedades?  Y así como  al goce de saber que gracias a tú  voluntad y ejercer  la libertad, educas,  colaboras, apoyas y guías la vida de una persona para toda la vida. 

¿Te sientes presionada por las personas que te rodean?

Frases tales como: ¿Para cuándo los/las niños/as? ¿Queremos ser abuelos/as antes de morirnos? ¿Ya tienen todo para cuando vienen los/las hijos/as?

Si tu pareja, padres, familia de tu pareja, amigos te hacen sentir presionada es recomendable que te tomes un tiempo y reflexiones sobre este tema. 

¿Estás dispuesta a dedicarle  menos tiempo a tu trabajo o  carrera profesional para dedicarte a tu hijo/a? 

El ejercicio de la corresponsabilidad es importante, así como contar con los apoyos de familiares (abuelos/as, tíos/as, amigos/as), pero es importante  considerar  que tu hijo/a necesita que su madre pase tiempo con él/ella y esto limitará el tiempo que puedes dedicarle al trabajo o la carrera profesional, al menos durante los primeros años de vida.

¿Estás preparada para el cambio en el estilo de vida que supone la llegada de un/a niño/a? 

Ten en cuenta  que se es madre durante las 24 horas y los 365 días del año. Durante los primeros años seguramente  se limitan las  salidas sociales y tu vida dará un vuelco de 180 grados. Ten presente además que a menudo la llegada de un/a hijo/a también cambia la relación amorosa, por lo que es importante que exista un diálogo fluido entre tu pareja y tú. Los momentos en los que la pareja está en crisis no son los mejores para tener un/a niño/a, y menos con la esperanza de que la llegada del hijo/a resolverá los problemas de pareja.

¿Tienes las condiciones económicas y el apoyo social necesario?

 Afrontar la llegada de un/a niño/a no es fácil, es importante que cuentes con cierta estabilidad económica y con personas que puedan darte una mano cuando más lo necesites.

¿Estás preparada desde el punto de vista emocional?

Criar a un/a niño/a  implica una gran dosis de paciencia, ser capaz de comunicar de manera asertiva y saber dar amor. Es cierto que estas habilidades se pueden desarrollar con el tiempo, pero valora si tienes las bases necesarias para desarrollarlas. Para algunas mujeres criar a un/a niño/a puede llegar a ser una experiencia altamente estresante que genera elevados niveles de ansiedad y depresión. Eso no significa que no debas tener hijos/as, pero sí que deberías trabajar estos aspectos con la ayuda de un profesional de la salud mental  para poder vivir la maternidad de una forma más satisfactoria y ofrecerle a tu hijo/a lo mejor de ti. Si logras tu bienestar emocional puedes brindarle un mejor bienestar emocional a tu hijo/a. 

Cuando una mujer  cubre sus necesidades, se hace cargo de su felicidad y de su bienestar, tiene una vida plena y aprende a amarse, la maternidad entonces tan solo pasa a ser una elección basada en el deseo de vivir esa experiencia de vida. Cuando desaparece la necesidad, solo entonces puedes observar si existe en ti el verdadero deseo, o no, de ser madre. 

Otras consideraciones a tener en cuenta: 

  • La decisión debe ser parte de un acuerdo mutuo. Pero si la mujer decide tener sola a su hijo/a, debe de ser consciente y estar segura de su decisión. 
  • Ser madre no es una carrera contra la edad, ni debe hacerse por cumplir un requisito social. Ser madre significa tener una riqueza espiritual y personal tan grande, como para compartirla con otro ser.
  • La ansiedad y la angustia por obtener un embarazo priva a la mamá o a los padres de disfrutar el proceso. Deben tener en cuenta que es normal pasar un año intentándolo. Si después de esto no se logra, hay que consultar un médico /a.  
  • Antes del embarazo, es recomendable que  la mujer tenga una consulta l con el /la ginecólogo/a. 
  • Cuando se quiere formar una familia, pocas veces la pareja se sienta a crear acuerdos sobre aspectos fundamentales que a veces prefieren pasar de largo, para evitar disgustos, como la ideología con la que se educará a los hijos bajo parámetros religiosos, de valores. En ocasiones, esto que no se tuvo en cuenta antes, puede ser en el futuro causa de separaciones irreconciliables.
  • Las mujeres que eligen no tener hijos también viven una vida feliz y plena.
  • Tener dudas es sano e indica que  tomas la decisión con la seriedad que requiere.

En caso que no quieras ser madre

Varios factores pueden ser los determinan la decisión de no tener hijos entre ellos: a) las condiciones económicas precarias, b) el deseo de hacer carrera en el ámbito profesional o c) simplemente la falta de disposición para cuidar a un /a niño/a o d)  el miedo a renunciar a la libertad y comodidad de una vida sin cargas familiares son algunos de los aspectos que pueden disminuir el deseo de una mujer de convertirse en madre. De hecho, en los últimos años ha surgido una nueva tendencia acuñada con el término “chidfree” (sin hijos por elección). Se trata de parejas que, en cierto momento de sus vidas, han decidido no tener hijos.

Las ventajas de no tener hijos.

Además, no tener hijos tiene muchas ventajas y muy poco se habla de ellas. Poder plantearte una vida sin hijos/as abre un montón de posibilidades increíbles que nadie nos cuenta. Nos invaden la cabeza con imágenes preciosas y emotivas de bebés y familias que muchas veces no es que se alejen de la realidad pero solo reflejan el 10% de lo que supone la experiencia maternal.

Es importante considerar que una decisión consciente y responsable, reconocer las propias limitaciones sean estas emocionales, económicas o en lo que refiere a la disponibilidad para criar un/a hijo/a  Considero que la tarea de educar   implica una gran  dedicación, energía y esfuerzo. 

Para finalizar …

Elijas lo que elijas, estará bien. Lo más importante es que tomes una decisión consciente y responsable. 

 “La maternidad y la opción de no ser madre implica, entonces, siguiendo a Araya (2002), el reconocimiento de estereotipos, opiniones, creencias y normas, las cuales delimitan una orientación actitudinal positiva o negativa, incluso, optativa, en donde los sistemas de códigos y valores delimitan la conciencia colectiva y la forma como hombres y mujeres actúan en el mundo.”

Si este artículo te sirve para tomar la decisión házmelo saber, si aún tienes dudas podemos agendar una consulta para explorar que te tiene estancada y te impide tomar la decisión, después de liberarte de algunos sentimientos y emociones podrás elegir lo que realmente quieres.

  

Bibliografía 

Araya,  S. (2002). Las representaciones sociales: Ejes teóricos para su discusión. Cuaderno de Ciencias Sociales 127. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO): Costa Rica (citado 03 Junio 2007), Disponible en la World Wide Web: http://www.flacso.or.cr/fileadmin/documentos/FLACSO/Cuaderno127.pdf        

Caldera, M. F., & García, M. G. H. (2005). Factores personales y sociales que influyen en la decisión de ser madre en las diferentes etapas de la vida: adolescencia, joven adulta y etapa adulta. International Journal of Developmental and Educational Psychology, 1(1), 207-218.

Naranjo Espinosa, D. A., Olarte Santamaria, D. L., Gómez Hernandez, N. A., & Cano Martínez, L. F. (2015). Representaciones sociales sobre la maternidad que operan en la decisión de ser o no ser madre en un grupo de mujeres profesionales entre los 25 y 35 años de edad de la ciudad de Medellín (Doctoral dissertation, Psicología).

Publicado por Lia Moreira

Terapeuta especialista den vínculos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: